domingo, abril 21, 2024
Agro Expertos Bunge
Buck Semillas

Top 5 de la semana

Otras noticias

Trigo: 4 medidas para prevenir enfermedades en implantación

Inicia una nueva campaña de fina y, a pesar de la escasez de agua que aún persiste en varias regiones del país, no se debe descuidar el manejo preventivo de enfermedades en estadios iniciales de trigo.

Las enfermedades que atacan al trigo al inicio de su desarrollo pueden provocar la reducción del stand de plantas y  comprometer el rendimiento del cultivo. Para evitar estas pérdidas y garantizar una mejor productividad del trigo, la Red de manejo de Plagas de Aapresid (Rem) repasa 4 medidas preventivas  clave para el manejo fitosanitario.

1- Rotación de cultivos

Esta práctica adquiere importancia en relación a las enfermedades ocasionadas por hongos necrotrofos (ej. mancha amarilla). Estos organismos poseen una fase saprofítica en la cual colonizan los tejidos vegetales muertos del cultivo (rastrojo), lo que les permite persistir en los restos y actuar como inóculo inicial en los siguientes cultivos, produciendo enfermedades en estadios iniciales.

Por lo tanto, se recomienda evitar la siembra de trigo nuevamente en un lote hasta que los rastrojos se hayan mineralizado completamente y, a la vez, rotar con especies no susceptibles a los patógenos que se desean evitar.

2- Uso de variedades de buen comportamiento

La resistencia genética está dada por mecanismos morfológicos y fisiológicos del cultivo que actúan contra  los distintos patógenos. Esta herramienta es un componente esencial en el manejo de enfermedades. Sin embargo, muchas veces se prioriza  la elección de variedades en base a su potencialidad de rendimiento y a su adaptabilidad por zonas  en vez de hacerlo en base a su comportamiento sanitario. 

La principal limitante de esta herramienta son las variaciones genéticas que pueden ocurrir en las razas de los patógenos, superando la resistencia genética y modificando el comportamiento sanitario de las variedades.

Por este motivo,  de cara a cada campaña se debería elegir variedades con mejor comportamiento frente a las enfermedades de mayor importancia relativa y mayor impacto en el rendimiento. Esto se facilita consultando a los perfiles sanitarios elaborados anualmente  por el Instituto Nacional de Semillas (INASE) .

Perfilsanitario de variedades de trigo 2021

Tabla 1:  Perfil sanitario de variedades de trigo de ciclo largo, intermedio y corto. Campaña 2021 Fuente: INASE

3- Análisis de semilla

El punto de partida para una buena campaña estará dado por la calidad de la semilla utilizada. Esta será la responsable de producir una planta vigorosa que pueda expresar todo su potencial genético, por lo que es fundamental contar desde el inicio con semillas sanas. 

En este sentido es importante destacar la relevancia de realizar análisis de semillas previo a la siembra. Esta práctica es fundamental para conocer la calidad sanitaria del material disponible y así poder prevenir la aparición de enfermedades.  Los análisis de semillas permiten establecer la presencia de géneros y especies de hongos, bacterias y virus patógenos que puedan estar presentes en la semilla, los cuales pueden convertirse en una fuente de inóculo primario ingresando al lote a través de la semilla y causar enfermedades en el cultivo.

Además, los análisis de semillas pueden ayudar a identificar otros aspectos importantes que afectan el rendimiento del cultivo, como la pureza varietal, germinación, vigor, entre otros. En base a los resultados del análisis de semillas, se pueden implementar acciones antes de la siembra para optimizar resultados productivos, como la elección de semillas de mayor calidad y la selección apropiada del tratamiento con fungicidas, incluyendo la decisión de los principios activos y formulaciones adecuadas para su control.

manejocuadro

Tabla 2: Enfermedades más comunes transmitidas por semilla en el cultivo de trigo

4- Tratamiento curasemillas

El uso de fungicidas curasemillas es una práctica común y recomendable que permite eliminar patógenos internos de la semilla y protegerla contra aquellos presentes en el suelo, asegurando así un adecuado establecimiento del cultivo. 

En las formulaciones de curasemillas se utilizan diferentes principios activos, que pueden estar solos o combinados. La combinación de principios activos logra una mayor especificidad y  aumenta el espectro de control de hongos patógenos a través de distintos modos de acción. Existen muchos principios activos con características distintas en cuanto a sus especificidades de control y modos de acción. Los fungicidas sistémicos  se absorben dentro de la semilla cuando comienza el proceso de germinación, por esto ofrecen una mayor protección a la plántula y mayor especificidad. Mientras que los fungicidas de contacto solo ejercen su acción sobre los patógenos presentes en la superficie de la semilla. En ambas opciones, una parte del fungicida permanece en las inmediaciones de la semilla y controla los patógenos presentes en el suelo. También existen combinaciones con insecticidas, principalmente del grupo de los neonicotinoides, que aportan al control de los insectos que pueden atacar los primeros estadios del cultivo.

Es importante tener en cuenta que el uso de curasemillas por sí solo no garantiza el éxito, ya que hay que lograr una buena cobertura y durabilidad de la aplicación, prestar atención al principio activo elegido y analizar su compatibilidad.

Activos de curasemillas

Tabla 3. Principales activos utilizados como curasemillas.

Referencias

Noticias de Campohttps://www.noticiasdecampo.com/
Todas las Noticias de Campo en un sólo lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias más leídas